La ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, valoró la toma de razón por parte de la Contraloría General de la República del Reglamento sobre Mitigación de Impactos al Sistema de Movilidad Local (IMIV) Derivados de Proyectos de Crecimiento Urbano, que es parte de la Ley 20.958 de Aportes al Espacio Público.

El nuevo reglamento, que reemplazará a los Estudios de Impacto sobre el Sistema de Transporte Urbano (EISTU), contempla tres principios: Universalidad, que establece que todos los proyectos públicos y privados deberán mitigar y/o aportar; proporcionalidad, que implica que las mitigaciones serán equivalentes a las externalidades generadas por el proyecto y no se harán cargo de los déficits históricos de infraestructura; y predictibilidad, es decir, las mitigaciones y aportes se calcularán según métodos objetivos y en base a procedimientos y plazos predefinidos y estandarizados.